viernes, 31 de agosto de 2012

MUERTE NUPCIAL



El lecho, aquella hierba de ayer y de mañana:
este lienzo de ahora sobre madera aún verde,
flota como la tierra, se sume en la besana
donde el deseo encuentra los ojos y los pierde.

Pasar por unos ojos como por un desierto:
como por dos ciudades que ni un amor contienen.
Mirada que va y vuelve sin haber descubierto
el corazón a nadie, que todos la enarenen.

Mis ojos encontraron en un rincón los tuyos.
Se descubrieron mudos entre las dos miradas.
Sentimos recorrernos un palomar de arrullos,
y un grupo de arrebatos de alas arrebatadas.

Cuanto más se miraban más se hallaban: más hondos
se veían, más lejos, y más en uno fundidos.
El corazón se puso, y el mundo, más redondos.
Atravesaba el lecho la patria de los nidos.

Entonces, el anhelo creciente, la distancia
que va de hueso a hueso recorrida y unida,
al aspirar del todo la imperiosa fragancia,
proyectamos los cuerpos más allá de la vida.

Espiramos del todo. ¡Qué absoluto portento!
¡Qué total fue la dicha de mirarse abrazados,
desplegados los ojos hacia arriba un momento,
y al momento hacia abajo con los ojos plegados!

Peron no moriremos. Fue tan cálidamente
consumada la vida como el sol, su mirada.
No es posible perdernos. Somos plena simiente.
Y la muerte ha quedado, con los dos, fecundada.


Miguel Hernandez

jueves, 30 de agosto de 2012

SEPULTURA DE LA IMAGINACIÓN




Un albañil quería... No le faltaba aliento.
Un albañil quería, piedra tras piedra, muro
tras muro, levantar una imagen al viento
desencadenador en el futuro.

Quería un edificio capaz de lo más leve.
No le faltaba aliento. ¡Cuánto aquel ser quería!
Piedras de plumas, muros de pájaros los mueve
una imaginación al mediodía.

Reía. Trabajaba. Cantaba. De sus brazos,
con un poder más alto que el ala de los truenos
iban brotando muros lo mismo que aletazos.
Pero los aletazos duran menos.

Al fin, era la piedra su agente. Y la montaña
tiene valor de vuelo si es totalmente activa.
Piedra por piedra es peso y hunde cuanto acompaña
aunque esto sea un mundo de ansia viva.

Un albañil quería... Pero la piedra cobra
su torva densidad brutal en un momento.
Aquel hombre labraba su cárcel. Y en su obra
fueron precipitados él y el viento.


Miguel Hernandez

miércoles, 29 de agosto de 2012

LUZ DE TARDE



Me da pena pensar que algún día querré ver de nuevo este espacio,
tornar a este instante.

Me da pena soñarme rompiendo mis alas
contra muros que se alzan e impiden que pueda volver a encontrarme.

Estas ramas en flor que palpitan y rompen alegres
la apariencia tranquila del aire,
esas olas que mojan mis pies de crujiente hermosura,
el muchacho que guarda en su frente la luz de la tarde,
ese blanco pañuelo caído tal vez de unas manos,
cuando ya no esperaban que un beso de amor las rozase...

Me da pena mirar estas cosas, querer estas cosas,
guardar estas cosas. Me da pena soñarme volviendo a buscarlas, volviendo a buscarme,
poblando otra tarde como esta de ramas que guarde en mi alma,
aprendiendo en mí mismo que un sueño no puede volver otra vez a soñarse.


José Hierro


martes, 28 de agosto de 2012

VIDA



Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo. 


Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.


Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!». 
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!». 

Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.


No queda nada de lo que fue nada. 

(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)


Qué más da que la nada fuera nada 
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


José Hierro

lunes, 27 de agosto de 2012

A LA MUERTE DE TORRIJOS Y SUS COMPAÑEROS



Helos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están ¡ay! los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.

Ansia de patria y libertad henchía
sus nobles pechos que jamás temieron,
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.

Españoles, llorad; mas vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,

y los viles tiranos con espanto
siempre delante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.
José de Espronceda

José María Torrijos (1791-1831) militar español 
de ideas liberales, fusilado en la playa de Málaga.


José de Espronceda

domingo, 26 de agosto de 2012

SI DECIDES...




Vivir ese amor…
que hoy golpea tu puerta..
déjala
bien abierta…
que el sol penetre por ella,
que renueve la vida,
todo será primavera…
veras con ojos nuevos
lo que antes aburrido,
para ti era.

Por que el amor libera,
trae en su morro
la fuerza
para enfrentar
cualquier afrenta…
Y si algún día decides
cerrar alguna puerta.
ponle llaves al olvido,
al dolor ,a la tristeza.

Cuando tienes un buen amor
no lo calles,
contagia…
veras cuantas puertas
se abren al perfume
de tu alegre primavera,
y con una sonrisa de la mano
Y con el sol a cuestas…
vallas donde vallas…
todo se vestirá de fiesta.


Cristina Mallea 


sábado, 25 de agosto de 2012

DESNUDO



Azules casi en veta, 
      retraídos, mentales.
 
Puntos de luz latente dan señales
 
      de una sombra secreta.
 
Pero el color, infiel a la penumbra,
 
      se consolida en masa.
 
Yacente en el verano de la casa,
 
      una forma se alumbra.
 
Claridad aguzada entre perfiles,
 
      de tan puros tranquilos
 
que cortan y aniquilan con sus filos
 
      las confusiones viles.
 
Desnuda está la carne. Su evidencia
 
      se resuelve en reposo.
 
Monotonía justa: prodigioso
 
      colmo de la presencia.
 
¡Plenitud inmediata, sin ambiente,
 
      del cuerpo femenino!
 
Ningún primor: ni voz ni flor. ¿Destino?
 
      ¡Oh absoluto presente!


Jorge Guillen

viernes, 24 de agosto de 2012

A CÓRDOBA



¡Oh excelso muro, oh torres coronadas 
De honor, de majestad, de gallardía! 
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
 
De arenas nobles, ya que no doradas!
¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas, 
Que privilegia el cielo y dora el día!
 
¡Oh siempre gloriosa patria mía,
 
Tanto por plumas cuanto por espadas!
Si entre aquellas rüinas y despojos 
Que enriquece Genil y Dauro baña
 
Tu memoria no fue alimento mío,
Nunca merezcan mis ausentes ojos 
Ver tu muro, tus torres y tu río,
 
Tu llano y sierra, ¡oh patria, oh flor de España!


Luis de Gongora

jueves, 23 de agosto de 2012

SONETO I




Cuando me paro a contemplar mi estado
y a ver los pasos por dó me ha traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado;

mas cuando del camino estoy olvidado,
a tanto mal no sé por dó he venido:
sé que me acabo, y mas he yo sentido
ver acabar conmigo mi cuidado.

Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme,
si quisiere, y aun sabrá querello:

que pues mi voluntad puede matarme,
la suya, que no es tanto de mi parte,
pudiendo, ¿qué hará sino hacello?



Garcilaso de la Vega

miércoles, 22 de agosto de 2012

LAS MANOS





En vano la soledad invadía
sus manos adormecidas ,
como sus viejos sueños, 
aturdidas interpretes 
de su paso por la vida.

Y como si fueran ceniza
escarbo en su hombria
buscando la alegría
de una esperanza,
una chispa, un indicio
para reavivar la fantasía.

Para recalentar con nuevo fuego
su enfriado corazón…
y resucitar en él una vez más,
lo que antes había,
lo que lo hacia sentir vivo,
lo que le conmovía el alma,
lo que le enardecía la sangre,
lo que arrancaba lágrimas de los ojos
y lo cautivaba con espléndido hechizo…..

Era el hoy , no el ayer con sus telarañas,
ni el porvenir con sus imprevistos.
hoy y su corazón hecho trizas…
no podía en la cenizas ,
encontrar la esencia
que lo hacia ser el ,
en si mismo..

Febril escultor del abrazo y el beso
hoy, único espectro en el abismo.
busco arcilla ,mezclo y con nostalgia..
era lo nuevo., rojo vivo su color
removió uno a uno sus recuerdos
barro y fuego en sus manos…
y el temor….aparecio…
perderlo todo, nuevamente….
sabia que valia la pena
el riesgo….

Sabia que lo hacia fuerte
el arriesgarlo todo una vez mas….
Y amar!!!!...
el corazón filtrando agonia
latio sin reparo,
era el olvido el mayor desamparo,
o morir de amor en lo creado…
era el mayor desafio….
¡¡¡volver a amar!!!
aunque jamás se sintiera amado.

Cristina Mallea

martes, 21 de agosto de 2012

YO



Yo.
Con el hueco blanquísimo de un caballo, 
crines de ceniza. Plaza pura y doblada.

Yo. 
Mi hueco traspasado con las axilas rotas. 
Piel seca de uva neutra y amianto de madrugada.

Toda la luz del mundo cabe dentro de un ojo. 
Canta el gallo y su canto dura más que sus alas.

Yo.
Con el hueco blanquísimo de un caballo. Rodeado 
de espectadores que tienen hormigas en las palabras.

En el circo del frío sin perfil mutilado. 
Por los capiteles rotos de las mejillas desangradas.

Yo. 
Mi hueco sin ti, ciudad, sin tus muertos que comen. 
Ecuestre por mi vida definitivamente anclada.

Yo.
No hay siglo nuevo ni luz reciente. 
Sólo un caballo azul y una madrugada.

Federico García Lorca

lunes, 20 de agosto de 2012

EL AHORCADO (El hombre de calle oscura)



¿Qué esplendor hay ahí, bajo la tierra sucia,
qué podrido esplendor, bajo la fértil tierra?

¿Qué certeza , qué fe,
hay que depositar en esa nada falsa
donde un bosque de sombras es un bosque de sombras
y un instante es tan solo todo el tiempo vivido,
el tiempo todo y único del mundo?
¿Como hay que calcular,
el peso aproximado de un cuerpo y la memoria,
la resistencia exacta de la cuerda,
el confuso y doméstico dolor
de la mujer y el hijo?

Cuando el día termina, cuando la noche viene
a carcajadas, y algo
de lluvia y frío, sobre
la carne adormecida
del cerro, sobre la sangre del río,
justo cuando comienza
a derramar su musica el silencio
premeditado, si, de las seis de la tarde


Francisco Domene

domingo, 19 de agosto de 2012

ABRAZO...CON EL ALMA!!!






Si has intentado abrazar
un amanecer
Si has intentado contener
el azul del cielo en tu corazón.
Si has soñado con volar
como un águila o una mariposa
Si has deseado atravesar
la esencia de un bosque captando su fragancia.
Si has intentado ser el suspiro
de la persona que tanto ocupo tu pensamiento,
es que anhelas abrazarla con el alma.

El abrazo de un alma
es como una música que apenas se oye.
como una brisa que juega
con tu pelo y eriza tu piel.
como finos hilos de lluvia de primavera.
apenas se siente perfumándote
desde muy dentro
por que sutilmente sientes su presencia
es mirar en sus ojos
lo que anida en la persona amada
Regocijarte en su cálido esplendor...
Ser un poco tu ,un poco el, un poco Dios ,
es saciar la soledad en un manantial de vida
y acariciar el silencio de los cuerpos inmutables….
cuando dos almas se abrazan , se estremece el universo. 


Cristina Mallea

sábado, 18 de agosto de 2012

LA MONJA GITANA



Silencio de cal y mirto.
Malvas en las hierbas finas.
La monja borda alhelíes
sobre una tela pajiza. 
Vuelan en la araña gris
siete pájaros del prisma. 
La iglesia gruñe a lo lejos
como un oso panza arriba. 
¡Que bien borda! ¡Con qué gracia!
Sobre la tela pajiza
ella quisiera bordar
flores de su fantasía. 
¡Qué girasol! ¡Qué magnolia
de lentejuelas y cintas!
¡Qué azafranes y qué lunas,
en el mantel de la misa!
Cinco toronjas se endulzan
en la cercana cocina. 
Las cinco llagas de Cristo
cortadas en Almería.
Por los ojos de la monja
galopan dos caballistas. 
Un rumor último y sordo
le despega la camisa,
y al mirar nubes y montes
en las yertas lejanías,
se quiebra su corazón
de azúcar y yerbaluisa. 
¡Oh, qué llanura empinada
con veinte soles arriba!
¡Qué ríos puestos de pie
vislumbra su fantasía!
Pero sigue con sus flores,
mientras que de pie, en la brisa,
la luz juega el ajedrez
alto de la celosía. 


Federico García Lorca

viernes, 17 de agosto de 2012

CRECE EN LA PLAZA EN SOMBRA





Crece en la plaza en sombra
el musgo, y en la piedra vieja y santa
de la iglesia. En el atrio hay un mendigo...
Más vieja que la iglesia tiene el alma.

Sube muy lento, en las mañanas frías,
por la marmòrea grada,
hasta un rincòn de piedra... Allí aparece
su mano seca entre la rota capa.

Con las òrbitas huecas de sus ojos
ha visto còmo pasan
las blancas sombras en los claros días,
las blancas sombras de las horas santas.


Antonio Machado

jueves, 16 de agosto de 2012

A UN OLMO SECO



   
Al olmo viejo, hendido por el rayo 
y en su mitad podrido,
 
con las lluvias de abril y el sol de mayo
 
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina 
que lame el Duero! Un musgo amarillento
 
le mancha la corteza blanquecina
 
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores 
que guardan el camino y la ribera,
 
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera 
va trepando por él, y en sus entrañas
 
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero, 
con su hacha el leñador, y el carpintero
 
te convierta en melena de campana,
 
lanza de carro o yugo de carreta;
 
antes que rojo en el hogar, mañana,
 
ardas en alguna mísera caseta,
 
al borde de un camino;
 
antes que te descuaje un torbellino
 
y tronche el soplo de las sierras blancas;
 
antes que el río hasta la mar te empuje
 
por valles y barrancas, 
 
olmo, quiero anotar en mi cartera
 
la gracia de tu rama verdecida.
 

Mi corazón espera
 
también, hacia la luz y hacia la vida,
 
otro milagro de la primavera.


Antonio Machado






miércoles, 15 de agosto de 2012

CUANDO QUIERAS



Será cuando tú quieras. Fíjate qué sencillo:
No tiene que llamarme ni esperarme,
ni soportar un día y otro día
mi aburrida presencia enamorada, 
mi irritante presencia enamorada,
ni mis torpes discursos sobre cosas y gentes.
Será cuando tú quieras, porque quieras, 
sin ninguna razón
convencional o justa, y sin apropiaciones
debidas o indebidas, ni estatutos, 
sin tener que pensarlo 
ni detenidamente ni un millón
de veces, porque sí, sin calcular
la ganancia o la pérdida.
No para ayer y no para mañana. 
Cuando tus ojos se abran
embriagados de dulce luz y digan: 
hoy. 
Cuando tu corazón, 
cuando tus manos y tu carne se abran 
como dulces granadas silenciosas, 
como espigas de trigo, y digan: hoy.

Francisco Domene

martes, 14 de agosto de 2012

Aquí...




en la línea etérea
de este deseo tan mio
que te quiere cómplice, al embriagarte,
en insinuantes fragancias,
que brotan ,que someten, que acorralan,
en insoportable placer. Irrenunciable …
un anhelo vehemente
y esa vertiente inagotable,
que en plena ebullición
al ritmo de tus huellas
en zonas reservadas,
gozan el privilegio único,
de ser ellas elegidas,
para apoderarse de la miel
que derramas entre caricias y susurros,
cuando la flor de mis pensamientos
se agiganta, te convoca,
para que me encuentres ,
aquí donde el deseo
es el único tirano,
aquí donde los límites,
no gobiernan la escena,
y se escurren prontamente,
aquí donde entregados
entre agridulces ósculos,
tras sinfónico desenlace.
¡aquí donde me encuentras
te encuentras... en mi !


Cristina Mallea


lunes, 13 de agosto de 2012

ROSALÍA TIENE QUINCE AÑOS




Quince almendros en flor, tus quince años.
¡Qué blancura el paisaje de tu alma!
Blanca como la nieve, cual la hoja
de papel en que escribo: toda blanca.

Todo es blanco: año nuevo y álbum nuevo;
yo escribo para ti blancas palabras.
Me rodea lo blanco, todo en blanco
como si fuera en una gran nevada.

¡Quince arbolillos tienes, Rosalía!
Y el viento viene, y los acariciaba...
Ya nieva el mundo flores, flores, flores;
ya nieva flores, blancas, blancas, blancas.


Damaso Alonso

domingo, 12 de agosto de 2012

ALTO JORNAL




Dichoso el que un buen día sale humilde
y se va por la calle, como tantos
días más de su vida, y no lo espera
y, de pronto, ¿qué es esto?, mira a lo alto
y ve, pone el oído al mundo y oye,
anda, y siente subirle entre los pasos
el amor de la tierra, y sigue, y abre
su taller verdadero, y en sus manos
brilla limpio su oficio, y nos lo entrega
de corazón porque ama, y va al trabajo
temblando como un niño que comulga
mas sin caber en el pellejo, y cuando
se ha dado cuenta al fin de lo sencillo
que ha sido todo, ya el jornal ganado,
vuelve a su casa alegre y siente que alguien
empuña su aldabón, y no es en vano.



Claudio Rodríguez




sábado, 11 de agosto de 2012

SOLOS





Para liarse a golpes es preciso
estar solos y había tanta gente
a nuestro alrededor. Ah, si de pronto
se hubieran muerto todos, si el mundo hubiera sido
sólo un vasto silencio para nuestras palabras.

Quién habría matado a quién. Con tal
de que hubieras mordido mi boca ensangrentada,
de que un instante sólo hubieras puesto
esta cabeza tonta que decías
sobre tu pecho; hubieras
susurrado mi nombre una vez más.
Para liarse a golpes es preciso estar solos
como para hacer el amor.


Aureliano Cañadas

viernes, 10 de agosto de 2012

BARCELONA BIEN VALE UNA MISA



De requiem para el poeta cercano,

limosna de versos por un hermano

que se cambió de arte y de camisa.


En París narran gente tan desnuda

que sobran para vivir los bolsillos.

Gerona vuela y corre los visillos

cuando vocean libertad tan muda.


Pasos cortos con ritmo de bastón,

apoyo de zurda desvalijada

que mira al tercer acto esperanzada

por un final de rojo corazón.


Decir simples verdades con cautela,

ser de Valle antes que de Machado,

la infancia era un patio soleado,

la muerte, humo y norte en duermevela.


Caían las tardes, los ideales,

poeta en coche sueña un carretero

que muestre otro camino al mundo entero,

con peaje que obliga a ser iguales.


"Es lo mismo que Paul Valèry en Francia",

a ver cómo explicas al comisario,

si las huidas son entre diario

para coger turno en nicho y estancia.


Rechazó la venia republicana

porque el verso es tan pobre y acotado

que se paga con letras al contado

en vísperas de penas por mañana.


En Pirineos clamaba Sevilla

la madre del maestro sin clientes

dios da pañuelo a quien no tiene dientes

para morder los restos de Castilla.


Quién pudiera vivir tras las ventanas,

libre, sin obedecer a la vida,

el final nunca tiene una salida,

las letras no conocen aduanas.

   

Qué pocas balas tienen la elegancia

por permitirte restarle camino

al pasado digno que nunca vino

Con días azules y sol de infancia.



Antonio Machado

jueves, 9 de agosto de 2012

ANOCHE CUANDO DORMÍA




Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazòn.
Di: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazòn;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que un sol ardiente lucía
dentro de mi corazòn.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusiòn!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazòn.

Antonio Machado

miércoles, 8 de agosto de 2012

POCAS COSAS




Pocas cosas más claras me ha ofrecido la vida
que esta maravillosa libertad de quererte.
Ser libre en este amor más allá de la herida
que la aurora me abrió, que no cierra la muerte.

Porque mi amor no tiene ni horas ni medida,
sino una larga espera para reconocerte
sino una larga noche para volver a verte,
sino un dulce cansancio por la senda escondida.

No tengo sino labios para decir tu nombre;
no tengo sino venas para que tu latido
pueda medir el tiempo sin soledad un día.

Y así voy aceptando mi destino, el de un hombre
que sabe sonreírle al rayo que lo ha herido
y que en la tierra espera que vuelva su alegría. 

Antonio Carvajal

martes, 7 de agosto de 2012

ARENA EN EL MAR



Arena en el mar
mar en el desierto...
¡qué otro mar que la lágrima!
¡qué otra lágrima que la arena!
¡cuánto llanto! ¡cuánta soledad!

¿Dónde un espejo, ¡oh mar!
en esta arena, que como tú,
refleje nuestro rostro
y nos devuelva intacta
esa imagen con la que Dios
a su semejanza hombre nos hizo?

La poesía del mar
en un argot de silicio
impregna la tarde del hombre
y desde aquí diviso al sol
desde esta atalaya desnudo

Hay una multitud de fieras
agazapadas desde el pleistoceno
esperando el deceso del crepúsculo
y adivino que están cerca y se aproximan
procurando acorralar las horas
en el mítico segundo de un reloj de arena

Arena en el mar
mar en el desierto...
¡cuánta infinitud de sueños
y de sal albergas en tu lecho!
tus aguas no se rinden
ni se rindieron
¡tu voz no callará!

Será así desde el comienzo

Tu voz profética
nos hablará y nos enseñará
todos los días de nuestra iniquidad

Mar fileteado por la luna
en tu ancho pliego anida un cuerpo
y en tus ojos una lágrima de sal

¡Hay un beso triste que se posa en el agua
cuando solloza la luna de Arabia
durante las noches de Omán!


Alí Al Haded

lunes, 6 de agosto de 2012

DECIMOS AMOR




Decimos Amor
y el día imprevisto
un huracán de fuego
nos arrasa el alma.

Una tormenta cósmica
origen de todo soplo,
vertiginoso desorden
de la realidad.

Una borrasca anárquica
domina las leyes humanas
y vienen a fusionarse
las células del alma
con las células inertes.
Se desintegra el cuerpo,
se recompone
sabedor de su eventualidad.

Entonces percibimos la energía,
un átomo de la creación,
de la vida y de la muerte,
de la voz infinita
que nombró el universo.


Teresa Sanchez Martín